El restaurante


Casa Gurí es nuestro pequeño restaurante familiar inaugurado en 1999.

Nos encontrará en el pueblo de La Masó, en la comarca del “Alt Camp”, en un marco rural donde siempre podrá disfrutar de un buen paseo, de un tranquilo rato de sol o simplemente de una visita por las calles y callejones de nuestro pueblo.

Se dice que “somos lo que comemos”, nosotros “cocinamos como somos”, de gustos claros y limpios, sin sofisticaciones ni falsas apariencias.

Nuestra cocina


Nuestra cocina ha sabido conservar el sabor de aquellos guisos que despiertan el recuerdo de las cocinas de nuestras abuelas. Pero además, también hemos incorporado recetas propias, basadas en productos autóctonos, de proximidad y de temporada. Una cocina esencialmente mediterránea.

Debido al éxito alcanzado entre nuestros clientes, algunas de nuestras recetas se han mantenido inalterables durante los más de 15 años de historia del restaurante:
El tartar de dos salmones, el timbal de patata de Prades, los caracoles, la cola de ternera confitada, la perdiz a la vinagreta suave, el meloso de ternera …

Y durante la temporada, no pueden faltar las “calçotades”, hechas con “calçots” cultivados por productores locales. Una comida abiertamente festiva y familiar y a la que tratamos de la manera más original y genuina, es decir, con la opción de hacer los “calçots” al aire libre. Sin prisas, sin turnos, con la auténtica salsa de “calçots”, apta también para celíacos.

La comida para llevar fue uno de los pilares de nuestro origen; por este motivo ofrecemos permanentemente esta opción: “come en casa como de restaurante”. Y si lo solicita, lo podemos acompañar de un servicio de catering integral.

Ambientes a su gusto


El restaurante cuenta con diferentes ambientes, rincones y rinconcitos, un par de comedores privados y un jardín, que en su conjunto ofrecen intimidad y un amplio abanico de opciones. La capacidad es de 70 personas y, durante el verano abrimos la Terraza de Verano, para disfrutar de las noches al aire libre. Para celebraciones más multitudinarias disponemos de una carpa para 150 personas, que se monta en el jardín.

Queremos que una vez entre en nuestra casa, les envuelva la calidez de quien llega después de un largo viaje, les reciba una risa amable y una comida que te motive a regresar, buscando otra vez el recuerdo de una buena mesa.